Qué ocurre con la casilla de correo de un fallecido?

Lectores,

Quizá muchos de ustedes se hayan preguntado qué es lo que sucede con las cuentas de correo electrónico de una persona, cuando fallece. Pues bien, el caso más memorable es el de un soldado muerto en Irak, cuyos familiares lograron acceder al mail tras un fallo judicial que obligó a Yahoo! a entregar la información.

A continuación, les dejo unas líneas destacadas de infobae.com, donde se revela cuáles son los pasos que deben tomar los familiares para acceder a la cuenta de un fallecido.

Autorizaciones
Un socio, empleador, jefe o compañero de trabajo de la persona muerta, que no tenga la clave de acceso al e-mail del fallecido, ¿puede solicitar una autorización para acceder a esa casilla de correo electrónico?

En el caso de Hotmail, “en principio, un tercero no puede requerir acceder directamente a una cuenta de correo electrónico de otra persona o pedir su eliminación ya que la Ley de Privacidad de las Comunicaciones Electrónicas (del año 1986) de los EEUU, aplicable en este caso, no autoriza a divulgar ‘información de contenido’ de una cuenta, por considerarse inmersa dentro de ‘la esfera de privacidad de los usuarios de las cuentas de correo electrónico’”, dijeron desde Microsoft Argentina.

Pero hay excepciones: “Como cuando existiera riesgo inminente en la vida o integridad física de una persona, correspondiera a hechos de actos terroristas, o estuvieran involucrados menores, todo ello siempre en caso de que fuera ordenado por una autoridad competente (con requerimiento judicial)”.

En Gmail sólo es necesario seguir unos pasos para que los familiares puedan acceder a una cuenta. Se debe enviar a Google por fax o correo postal la siguiente información:

*Nombre completo e información de contacto del solicitante, incluyendo una dirección de e-mail verificable.
*La dirección de Gmail del individuo fallecido.

El encabezado completo de un mensaje de e-mail que el solicitante haya recibido en su dirección de e-mail verificable, desde la cuenta de Gmail en cuestión. Para obtener el encabezado de un mensaje en Gmail hay que abrir el mensaje en cuestión, hacer clic sobre la flecha que aparece en el extremo derecho del botón “Responder” y que despliega un menú de opciones. Entre esas opciones elegir “Mostrar Original”. Copiar Todo desde donde dice “Delivered-To” hasta donde finaliza la línea de “References”, indica el artículo de iProfesional, elaborado por César Dergarabedian.

Después de recibir esta información, Google toma aproximadamente 30 días para procesar y validar los documentos provistos, afirmaron desde el buscador.

Bien heredable
“Sólo los familiares directos están legitimados para poder solicitar las claves de acceso y solicitar la baja de la cuenta de correo electrónico”, advirtió Daniel Monastersky, abogado especializado en temas de tecnologías de la información y CEO de www.identidadrobada.com.

Por ello, “los únicos que están legitimados para poder realizar un tramite de baja de la cuenta son los familiares directos. Esto no quiere decir que en los usos y costumbres pudiera existir la posibilidad de que alguna de las personas que se citan puedan solicitarlo”.

En igual sentido, recordó que “la cuenta de correo electrónico forma parte del patrimonio de la persona y el acceso a la misma le corresponde a los sucesores universales del fallecido”. Para ello se debe seguir la vía judicial, tal como figuran en los Términos y Condiciones de la mayoría de los servicios.

La ley 25.326 de protección de datos personales, también llamada ley de hábeas data, es la que regula esa situación. “Los familiares directos son quienes están legitimados para acceder a esos datos en caso de muerte. Pueden hacer una presentación judicial con documentación que acredite la relación para poder conocer las claves de acceso a la cuentas de la persona fallecida”, explicó Monastersky.

Fuente: infobae.com

1 comentario en “Qué ocurre con la casilla de correo de un fallecido?”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.