No tengo Wi-Fi

Esta frase la escuchamos una y otra vez. En las redes sociales, los usuarios la usan casi como sinónimo de cualquier problema relacionado con su servicio de Internet, sea ocasionado por el ISP (proveedor de servicios de Internet), o por algún problema con la red inalámbrica. Y es que, con el correr de los años, se asoció a la falta de conectividad de Internet con los problemas generados específicamente en las redes inalámbricas.

Unos días atrás publiqué un tweet que atrajo mucho interés, en el que mencionaba la llegada de dos nuevos miembros a la familia de equipos AmpliFi que tengo en casa. A raíz de algunas consultas que recibí por mensaje privado, decidí escribir este post con algo de información para ayudarlos a entender dónde se puede originar el problema que tienen con sus redes Wi-Fi, desmitificar falsas expectativas que prometen los repetidores de señal, entre otras cuestiones.

Como aclaro siempre, este post no está patrocinado 🤓 Hablo en base a mi experiencia con equipamiento que tengo hoy instalado en casa.

Este post va a ser un poco extenso, asi que get ready!

¿Ya desconectó su router de la corriente y lo volvió a conectar?

Muchas veces nos enojamos cuando llamamos a nuestro ISP y nos dice que necesita hacer algunas pruebas, pero que para ello debemos al modem utilizando un cable. ¿A quién no le ha pasado?

Sin embargo, es la única prueba que garantiza tanto a nosotros como al ISP que no hay ninguna interferencia afectando la red inalámbrica, y por consiguiente degradando el servicio y ocasionando que nuestros dispositivos no se puedan conectar a la red.

Salvo que el cable que estemos utilizando se encuentre dañado o reciba alguna interferencia electromagnética (por ej., un cable de corriente compartiendo el mismo ducto que el cable de red), esta prueba nos permitirá confirmar rápidamente si el problema es de nuestro ISP o de la red Wi-Fi.

Contraté 100 Mbps, pero la prueba de velocidad me da 25

Muchas veces cuando realizamos una prueba de velocidad vemos que la misma no supera los 25 Mbps y contactamos al ISP para reclamar nuestra velocidad contratada (50, 100, o más). Pero hay algo que no estamos teniendo en cuenta…

Este es un comportamiento típico de la banda inalámbrica de 2.4 Ghz (luego vamos a hablar más en detalle de sus características). Esta banda soporta, en condiciones normales, entre 450 Mbps y 600 Mbps. Sin embargo, en la realidad estas velocidades se ven afectadas por múltiples factores, incluyendo el standard que soporte el router inalámbrico (802.11b, 802.11g, 802.11n, o 802.11ac), y la interferencia en el radio inalámbrico del lugar donde nos encontramos.

En el siguiente cuadro podemos observar las velocidades teóricas por banda, en condiciones óptimas.

IEEE StandardBandaMax. Data Rate
802.11b2.4Ghz11 Mbps
802.11g2.4Ghz54 Mbps
802.11n2.4Ghz600 Mpbs
802.11n5 Ghz600 Mbps
802.11ac5 Ghz1 Gbps
802.11ac Wave 25 Ghz3.47 Gbps
802.11ad5 Ghz7 Gbps
Velocidades teóricas por banda, en condiciones óptimas

Por ello es que si nuestro servicio se encuentra degradado o con algún inconveniente, es importante hacer las pruebas conectándonos a la red inalámbrica de 5 Ghz o vía cable al módem/router, como explicaba anteriormente.

Además, a la hora de utilizar un servicio de medición de velocidad, intenten seleccionar algún servidor que se encuentre en la misma ciudad que ustedes (idealmente, operado por el mismo ISP). Si estamos en Buenos Aires y hacemos una prueba de velocidad contra un servidor en Los Angeles, es probable que la medición no de el resultado que estamos esperando.

Por último, les recomiendo consultar los términos y condiciones del servicio que contrataron. Aunque el ISP ofrezca 100 Mbps, existe un concepto del que poco se habla en el ámbito hogareño que es el de velocidad garantizada. Cada ISP garantiza a sus usuarios una velocidad mínima, tanto para el tráfico nacional como para el internacional.

¿Tráfico nacional e internacional? ¿De qué estás hablando, Pablo? Si les interesa conocer más en profundidad cómo funciona el tráfico de Internet, les recomiendo dar un vistazo a BGP, uno de los pilares de Internet.

Supongamos que tengo contratados 100 Mbps de bajada, validé con mi ISP la velocidad garantizada (85 Mbps, por ejemplo), ya estoy conectado por cable al modem del ISP, y la prueba de velocidad me arroja 30 Mbps de bajada. En este escenario, es evidente que el problema es del ISP y no de mi red inalámbrica. Con estas validaciones ya realizadas, puedo contactar al proveedor para reclamar.

¿Hacemos la prueba?

2.4 Ghz vs 5 Ghz.

Back to basics. Seguramente hayan oído hablar en varias oportunidades de estas dos bandas en las que operan las redes Wi-Fi.

La diferencia principal entre las dos bandas es el rango de cobertura y el ancho de banda (velocidad) que cada una provee. La banda de 2.4 Ghz proporciona mayor cobertura (puede cubrir distancias más grandes), pero a costas de la velocidad. La banda de 5 Ghz, en cambio, tiene menor cobertura pero transmite los datos a velocidades más rápidas.

El motivo por el que la red de 5 Ghz provee menor rango de cobertura es porque las bandas de frecuencia más alta no pueden penetrar objetos sólidos, como paredes o pisos.

Pero no se trata solo de paredes y pisos, una red Wi-Fi puede proveer mayores o menores velocidades dependiendo de factores como la interferencia producida por otros dispositivos, el solapamiento de canales, entre otros.

Hornos microondas, monitores de bebés, controles remotos (como el de un garage o el de un juguete), teléfonos inalámbricos, equipos con bluetooth o Zigbee, son algunos de los dispositivos que operan en la banda de 2.4 Ghz. Cuando múltiples dispositivos intentan utilizar el mismo espectro, ocurre una congestión similar a la que vemos en las rutas un fin de semana largo.

En zonas densamente pobladas, cada nueva red Wi-Fi contribuye a congestionar más y más la banda. Por eso es que en muchos escenarios, los repetidores de señal no son una buena idea.

La banda de 2.4 Ghz tiene 14 canales en total, de los cuales 3 son considerados “sin solapamientos” (1, 6, y 11). Pensemos en los canales como carriles de una ruta.

No todos los canales están disponibles en todos los países/regiones.

Y acá es donde aparece la banda de 5 Ghz a salvarnos. Al ser una banda menos utilizada y con más canales, ofrece 24 de ellos sin solapamientos. Además, hay muy pocos dispositivos no Wi-Fi que utilicen esta banda.

Veamos un ejemplo concreto en la siguientes imágenes. En la imagen de izquierda tengo un dispositivo conectado a la red de 2.4 Ghz (previo a la instalación de un nodo mesh adicional), cuya intensidad de señal inalámbrica llega al 77%. Este dispositivo puede transmitir datos a una velocidad máxima de 24 Mbps, y recibir a 57.8 Mbps. En la imagen de la derecha, luego de instalado el nuevo nodo mesh y con el dispositivo en el mismo lugar que la prueba anterior, vemos que ya se encuentra conectado a la red de 5 Ghz, con una intensidad de señal inalámbrica del 89%. En esta banda, el dispositivo puede transmitir y recibir datos a una velocidad de 780 Mbps. Notoria diferencia, verdad?

Estos valores se pueden ver afectados por los mismos factores que mencioné más arriba: congestión en la banda inalámbrica, paredes, pisos, distancia entre el dispositivo y el router/nodo, entre otros.

Redes convencionales vs. mesh

La idea de tener una cobertura Wi-Fi estable en toda la casa no es imposible, pero requiere tiempo y, a veces, ampliar un poco el presupuesto. Al fin y al cabo hoy en día usamos nuestra red Wi-Fi para trabajar, ver películas, escuchar música, comprar, controlar dispositivos IoT como las luces inteligentes, entre otras cosas.

Si ya tenés una red Wi-Fi pero hay partes de tu casa a la que la señal llega débil o directamente no llega, seguramente evaluaste instalar un repetidor Wi-Fi. Aunque suene tentador, puede no ser la mejor opción.

Estos repetidores trabajan “duplicando” la red Wi-Fi principal y repitiendo la señal para cubrir los llamados puntos muertos. El problema es que si lo que ocasiona que nuestra red principal tenga deficiencias es el congestionamiento de banda, al agregar un repetidor estamos congestionando aún más la banda inalámbrica. En algunos escenarios cambiando manualmente el canal que utilizan tanto el router como el repetidor puede dar mejores resultados, pero suele ser una solución temporal.

Lo mismo ocurre con los famosos “rompemuros“, que inundan el espectro inalámbrico a costas de la velocidad, sin solucionar el problema de raíz.

La mejor alternativa para estos escenarios son las redes mesh. Imagínense una red mesh como una cadena. Cada dispositivo se conecta con el siguiente, y el siguiente, y el siguiente. No existe el concepto de “repetidor” sino que cada nodo forma parte de una única red. De esta manera, se evita la pelea constante por el uso del espectro inalámbrico.

Además, gracias al modelo topológico de una red mesh, si un nodo falla, la red se reconfigura automáticamente para garantizar la comunicación entre los dispositivos.

En el siguiente ejemplo podemos observar como el nodo MP-Bedroom 2 queda fuera de servicio, y la red se reconfigura automáticamente redirigiendo al dispositivo Smartphone 2 a un nuevo nodo.

Existen dispositivos con soporte mesh para todos los gustos y presupuestos. AmpliFi, Eero, Google WiFi, TP-Link Deco, entre otros.

Yo decidí ir por AmpliFi, la línea hogareña de Ubiquiti. En el pasado he tenido buenas experiencias realizando despliegues con equipos UniFi, pero necesitaba algo más hogareño y que no requiriese cableado hasta cada AP.

Como mencionaba anteriormente, las redes del tipo mesh tienen un router principal (en mi caso un AmpliFi HD) y nodos -mesh points- adicionales (puede ser otro AmpliFi HD, un AmpliFi Instant, o un AmpliFi Mesh Point HD como los que adquirí yo).

El problema que tenía en mi departamento era que los dispositivos utilizaban la red de 5 Ghz cuando estaba en el living (donde tengo instalado el AmpliFi HD) pero a medida que me iba moviendo a otros ambientes y la señal disminuía, AmpliFi los redirigía a la banda de 2.4 Ghz (recuerden que esta banda tiene mayor alcance, pero menor velocidad).

La solución fue instalar dos mesh points (nodos) adicionales, uno en mi habitación y otro en el escritorio. De esta manera me aseguro que los dispositivos hagan roaming entre los nodos mesh sin cambiar de banda inalámbrica.

¿Podría haber deshabilitado la función band steering? (responsable de instruir a los dispositivos a usar la banda de 5 Ghz como preferida, y migrarlos a la de 2.4 Ghz a medida que la señal disminuye) ¿Podría haber separado mis redes y emitir dos SSID, uno para la banda de 2.4 Ghz y otro para la de 5 Ghz? Por supuesto, pero corría el riesgo de que los dispositivos se desconectaran de la red de 5 Ghz si me alejaba demasiado del único AmpliFi que tenía en ese momento.

Instalación y configuración

Para que nuestra red sea 100% mesh debemos dejar de utilizar el radio inalámbrico del modem/router del ISP, pasarlo a modo puente o bridge (esto generalmente se puede hacer desde el portal de autogestión del ISP, o contactando a soporte), conectar nuestro primer mesh point por cable al modem del ISP, y seguir el proceso de instalación que viene con los equipos.

Los equipos AmpliFi se configuran y administran directamente desde la aplicación para Android y iOS, lo que le permite al usuario poner en funcionamiento su nueva red inalámbrica en apenas dos minutos.

La aplicación también le permite al usuario modificar manualmente los canales y el ancho de banda inalámbrico de las antenas, pero yo les recomiendo que no lo hagan salvo que estén muy seguros de los parámetros que están modificando ya que podrían perjudicar el rendimiento de toda la red.

No hay límite para la cantidad de nodos que se pueden agregar en una instalación AmpliFi, por lo que pueden ir adquiriendo los equipos a medida que los necesitan. Hace algunos meses AmpliFi anunció su línea AmpliFi Instant, con equipos muy versátiles y valores de mercado mucho más competitivos que los equipos de las líneas anteriores.

Teleport, ¿mi propia VPN?

Una funcionalidad muy interesante que tienen los AmpliFi es Teleport. Teleport funciona exactamente como una VPN, lo que nos permite conectarnos desde un celular a la red de nuestro hogar y navegar a través de esa conexión, e incluso acceder a los dispositivos de la red local.

Originalmente esta funcionalidad requería el uso de un AmpliFi Teleport (AFI-RT) que teníamos que llevar con nosotros, conectar a la red eléctrica, y luego conectar nuestros dispositivos a la red inalámbrica emitida por el Teleport. Ahora solo necesitamos descargar la app Teleport, disponible para Android y iOS, y establecer la conexión. El servicio es 100% gratuito.

¿Dónde comprar?

En Argentina les recomiendo buscar los equipos AmpliFi a través de Mercado Libre. Si bien no existe por el momento una tienda oficial, hay vendedores con buena reputación que ofrecen estos equipos a buen precio.

Otra opción es adquirirlos directamente en Amazon y enviarlos a un casillero en Estados Unidos, como el que ofrece DHL con su servicio Compra Fácil. Les dejo los enlaces:

AmpliFi HD (Sistema completo, 3 equipos)

AmpliFi Instant (Sistema completo, 2 equipos)

AmpliFi Mesh Point HD (Requiere un sistema AmpliFi existente, 1 equipo)

Una alternativa a AmpliFi que se está vendiendo mucho son los equipos TP-Link Deco M5, que están disponibles para envío a Argentina a través de Amazon Global.

Para cerrar el post, sé que los equipos con soporte para redes mesh requieren una inversión importante, pero créanme que vale la pena.

Sin embargo, si necesitan seguir utilizando un repetidor, mi recomendación es que busquen alternativas con soporte dual-band. A diferencia de los repetidores single-band, los dual-band son capaces de comunicarse tanto con el router principal como con los dispositivos utilizando la banda de 5 Ghz, colaborando de esta manera a reducir la congestión de la banda de 2.4 Ghz y ofreciendo al usuario velocidades mayores.

¡Hasta la próxima!

7 pensamientos en “No tengo Wi-Fi”

  1. Muy buena nota! podrías decir por donde los compraste o valores estimados “normales”? Sabemos que hoy en día cualquiera pide cualquier precio…
    Muchas gracias! Soy nuevo lector pero ésto me vino como anillo al dedo!

  2. Hola, Pablo, hace un año instalé en casa un AP de Ubiquiti: Unify AC Lite. La verdad que estoy supercontento pero hay un par de lugares de casa que la señal llega un poco baja.
    Vi los sistema mesh de Ubiquiti pero me queda la duda cuál debería comprar … porque no necesito router. ¿Alguna ayuda?
    Gracias!!!

  3. Pablo, excelente guía. Tengo una duda. En Colombia los operadores tienen fama que los router que usan son de baja calidad. Por ejemplo en mi caso tengo un ZTE F660
    Conector, tipo A: SC/UPC
    Los puertos: 1GE + 3FE + 1Post + USB + Wifi
    Aplicación: FTTH FTTB FTTX red
    WLAN (2,4G): 802,11 b/g/n (2,4G)

    Y veo que tiene 2.4 Ghz. Es decir que asi compre un Mesh nunca llegaría a 5 Ghz? El primer paso sería comprar un buen router?

    Gracias por tu ayuda!

    1. Hola Diego!

      Para que la red sea 100% mesh el modem (ZTE) de tu ISP va a pasar a estar en modo puente y dejar de emitir señal inalámbrica. Lo vas a conectar por cable a uno de los mesh points, y luego cada mesh point adicional (si es que instalas más de uno) se suma a la red de manera inalámbrica.

      Un abrazo!

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.