Usando CSP para incrementar la seguridad de tu sitio web

Hacía ya algún tiempo venía manejando la idea de implementar CSP en mi blog de WordPress. CSP -o Content Security Policy, por sus siglas en inglés- es un estándar que define un conjunto de orígenes pre-aprobados desde los que un…

Todo lo que necesitas saber acerca de POODLE

Hace algunos días fue confirmada una vulnerabilidad de la que se habían oído rumores tiempo atrás. Se trata de POODLE (Padding Oracle On Downgraded Legacy Encryption, por sus siglas en inglés), un fallo en el protocolo SSL 3.0 que podría permitir ataques del tipo MitM (Man in the Middle) en los que un atacante podría leer y modificar la información intercambiada entre dos equipos sin generar ninguna sospecha.

El fallo, registrado bajo el identificador CVE-2014-3566, fue descubierto por Bodo Möller, Thai Duong and Krzysztof Kotowicz del equipo de Seguridad de Google y publicado en el blog de la compañía.

Si bien la vulnerabilidad no es tan seria como sí lo fueron Heartbleed o Shellshock, debe ser tenida en cuenta y mitigada por los administradores de sistemas. SSL 3.0 ya cumplió 18 años, pero aún es utilizado por los navegadores para “escapar” de algunos errores que impedirían el correcto uso de protocolos más recientes. De esta manera, un atacante podría forzar el uso de SSL 3.0 para explotar sus deficiencias.

Usuarios hogareños

Para el caso de los usuarios hogareños u organizaciones que quieran proteger a sus usuarios de esta vulnerabilidad y evitar que un atacante intercepte la información intercambiada con un servidor que aún no ha mitigado el fallo, alcanza con deshabilitar el protocolo SSL 3.0 en los navegadores de internet.

Llegó la hora de reemplazar los certificados SSL con cifrado SHA-1

Han pasado casi 20 años (19 para ser precisos) desde que se publicara la versión 1 de SHA, el algoritmo de cifrado más utilizado en el mundo y con el que operan la gran parte de los certificados SSL de la web.

SHA-1 es un método de cifrado desarrollado por la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) y es considerado un estándar federal en el procesamiento de la información para el gobierno de aquel país. El método de salida de SHA-1 produce un valor de hash seguro de 160 bits (20 bytes), equivalente a un número hexadecimal de 40 dígitos de longitud.

En el año 2005 fueron publicadas dos investigaciones en las que se demostraron grandes debilidades en este mecanismo. Sucede que los hashes tienen un enemigo natural llamado “colisiones”. Las colisiones son la posibilidad de encontrar mediante ataques de fuerza bruta un identificador que no sea único, es decir, que un mismo SHA-1 represente a dos flujos de datos entrantes diferentes.

Por definición podríamos decir que existe 1 posibilidad en 1208925819614629174706176 (280) de generar colisiones en SHA-1. Sin embargo, a principios de 2005 un grupo de investigadores chinos redujo la cantidad de intentos a 269. Tiempo más tarde se avanzó hasta 263 y, finalmente, en la Universidad de Macquarie (Australia) lograron reducirlo hasta 252 (cerca de 2000 veces más rápido de lo esperado).

Como consecuencia de esto, el CA/Browser Forum recomendó en el año 2011 comenzar a abandonar SHA-1 tan pronto como sea posible. De hecho, el gobierno de los Estados Unidos dejó de utilizar este mecanismo en el 2010.

Acerca de SHA-2

Cómo proteger mi sitio de WordPress con SSL

Hace algunos días anunciábamos los cambios que está implementando Google en su motor de búsqueda, relacionados con la idea de “subir” el ranking de los sitios que trabajen bajo un protocolo de navegación seguro (SSL/TLS) en los resultados de búsqueda.

Esto, sumado a los acontecimientos que en los últimos meses han demostrado la necesidad de tomar mayores recaudos a la hora de hablar de seguridad en Internet, nos lleva a evaluar diferentes alternativas para proteger nuestra información. En este post les ayudaré a implementar un certificado de seguridad (SSL/TLS) en un sitio de WordPress self-hosted.

WordPress.com no soporta el uso del HTTPS en dominios personalizados. Sin embargo, sí lo permite en aquellos blogs con dominio finalizado en wordpress.com. Más info aquí.

TLS (Transport Layer Security, por sus siglas en inglés) es uno de los protocolos de cifrado de información comunmente utilizados en Internet para proteger los datos enviados entre dos equipos. Más conocido como “HTTPS” o “HTTP con candado”, TLS y SSL, su antecesor, permiten a los usuarios asegurarse que los datos que intercambian en un sitio web viajan de manera segura y no puedan ser interceptados por usuarios malintencionados.

Hosting y SSL

Contraseñas de usuarios de Bitly comprometidas (y van…)

Hace algunos días el equipo de seguridad de Bitly, popular servicio de acortamiento de direcciones conocido por sus dominios bit.ly o j.mp, fue alertado de un posible acceso no autorizado a sus bases de datos.

Al respecto, Rob Platzer, CTO de la compañía con sede en New York, informó mediante un comunicado de prensa publicado en su blog que el entorno productivo de Bitly no se encuentra comprometido.

Nuestro equipo de Seguridad logró determinar con un alto grado de confianza que no existieron conexiones externas hacia nuestra base de datos de usuarios de producción, asi como tampoco a nuestras redes o servidores. Sin embargo, observaron una cantidad inusual de tráfico originado desde nuestro sistema de almacenamiento externo de backup. En este punto, consideramos que el mejor camino era considerar nuestra base de usuarios comprometida y ejecutar un inmediato plan de respuesta que incluyó algunas tareas para proteger las cuentas de Facebook y Twitter conectadas a nuestros usuarios.

Las acciones ejecutadas por el equipo de Seguridad de Bitly fueron las siguientes:

Los proveedores de internet, ¿se quedan sin ancho de banda?

Por supuesto que sí. Y eso es lo que reclama Level 3, compañía estadounidense que provee servicios de internet del tipo Tier 1. Level 3 es, como se conoce en la jerga, un proveedor de proveedores. Básicamente ofrece servicios de interconexión a los ISP (proveedores de internet, por sus siglas en inglés) de casi todo el mundo.

Esta interconexión, conocida como peering, permite a los ISPs intercambiar tráfico (datos) entre ellos. Existen acuerdos de peering del tipo libre (en los que dos o más proveedores “dejan pasar” el tráfico que se intercambia entre sus redes) o pagos (en los que un proveedor compra ancho de banda a otro del mismo nivel o de nivel superior). Por ej. un ISP local o nacional contrata a uno regional para permitir a sus usuarios acceder a contenido alojado fuera del país. Internet es, en esencia, una red de redes interconectadas.

Hace algunas semanas Michael Mooney, General Counsel de la firma, escribió un artículo donde denunciaba públicamente que proveedores que hacen peering con Level 3 estaban saturando el ancho de banda acordado, reduciendo la calidad del servicio que brindan a sus clientes y de la red en general. Mooney, además, asegura que estos proveedores no están interesados en negociar sus contratos, lo que implicaría una degradación cada vez mayor de los servicios que ofrecen.