Qué es KRACK, la vulnerabilidad de la que todos hablan

Hace algunos días comenzaba a circular por Internet la noticia de que hoy, 16 de Octubre, se daría a conocer públicamente una vulnerabilidad que afecta practicamente a todas las implementaciones de redes inalámbricas Wi-Fi. Y digo “practicamente todas”, porque la…

BGP, uno de los pilares de Internet

Internet es una gran red de redes interconectadas entre sí que funciona gracias a tres pilares fundamentales: los cables de fibra óptica, el protocolo BGP y el protocolo DNS. Los cables de fibra óptica submarinos son su pilar principal. A través…

Efecto 512k ¿El fin de Internet?

De acuerdo, reconozco que el título suena aterrador. Pero déjenme contarles de qué se trata.

Ya he mencionado en notas anteriores el rol que cumplen los proveedores de nivel 1, aquellos que “sostienen” a la red de redes. Éstos, mediante un protocolo llamado “BGP”  (Border Gateway Protocol, por sus siglas en inglés), intercambian información de enrutamiento de datos con otros proveedores.

Dicho de un modo más sencillo, cuando enviamos un correo electrónico desde Buenos Aires a, por ejemplo, un proveedor de Estados Unidos, los equipos de conmutación de nuestro proveedor de Internet buscarán el camino más rápido para llegar a destino. Esto implica leer lo que conocemos como “Tablas de enrutamiento”, las cuales almacenan la información relativa a las direcciones IP de cada proveedor. Pongamos el siguiente ejemplo:

El proveedor A opera con el rango de direcciones IP 100.100.100.1 al 100.100.100.255, mientras que el proveedor B lo hace con el 200.200.200.1 al 200.200.200.255.

El proveedor C debe encaminar un correo electrónico de uno de sus clientes hacia la dirección IP 100.100.100.20. Mediante la información disponible en las tablas de enrutamiento de sus equipos, transmitirá los paquetes por Internet hasta llegar al proveedor A (el dueño de la dirección IP de destino). En su camino, estos paquetes pudieron haber pasado por las redes de otros proveedores, quienes los llevarán finalmente a destino.

La causa raíz