Las antenas de celulares, ejes del debate

Photo by Markus Spiske on Unsplash

La contaminación electromagnética, provocada principalmente por los centenares de antenas de telefonía celular instaladas en subterráneos, calles y edificios, crece continuamente en la ciudad de Buenos Aires sin controles ni debates serios sobre su posible impacto en la salud, según denunciaron especialistas en el tema. A las antenas de alta tensión, aisladas de centro urbanos y relegadas durante años a zonas pobres o descampadas, se le sumaron las de teléfonos celulares e internet inalámbrico, que en el país experimentaron un boom en los últimos años y en la Capital Federal se acercan al millar, por lo que la inquietud por sus posibles efectos nocivos comenzó a crecer.

Como todavía se desconoce si sus radiaciones afectan la salud a largo o mediano plazo, especialistas reclamaron que se aplique efectivamente el principio precautorio, que se adelanta a las pruebas que puedan surgir sobre sus efectos negativos y limita o condiciona las instalaciones de estos aparatos. Sólo en territorio porteño las antenas declaradas son más de 600, pero en realidad rondan el millar: ya en 2004, según un relevamiento de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad y el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), se registraban casi 350 más dentro de la red de subterráneos.

Jorge Ferrari, secretario de Consumidores y Usuarios de la Defensoría porteña dijo:

Read moreLas antenas de celulares, ejes del debate